Después de un largo camino de más de 40 años, el Agua termal de Avène, emerge limpia y pura, para ser captada y encaminada hacia la Unidad de producción donde nacen los productos de cuidado de los Laboratorios Dermatológicos Avène, creando y desarrollando fórmulas innovadoras, para aportar a las pieles más sensibles, suavidad e hidratación.

Ubicada en mismo lugar donde emerge la Fuente, en un entorno ecológico salvaguardado, la unidad de producción de Avène se inauguró en 1989. Su superficie inicial de 2000 m² fue ampliada sucesivamente en los últimos años (1992, 1998, 2003 y 2010). Actualmente es de 17 000m² siempre con la misma preocupación esencial de respeto al medio ambiente.

Entre la ciencia y la consciencia, Avène se compromete

Para proteger al Hombre y preservar su Entorno, los Laboratorios Dermatológicos Avène se comprometen redactando unas garantías que demuestran plenamente los valores de la Marca especialista de las pieles sensibles.