La historia de la marca Ducray comienza en 1930 en un salón de peluquería gracias a un hombre audaz y visionario: Albert Ducray.

Este hijo de dermatólogo constata que los polvos de jabón para diluir en el agua confieren a los champús propiedades alcalinas que debilitan y deslucen el cabello. Crea su propia gama de champús, los Lik’s Savons, respondiendo por primera vez a indicaciones dermatológicas con la particularidad de ser en dosis
individuales. ¡Una innovación muy vanguardista para la época!

Albert Ducray explora igualmente un nuevo circuito de distribución adaptado al posicionamiento médico de sus productos: la farmacia. Su encuentro con Mr. Pierre FABRE en 1969 es decisivo para el lanzamiento y el desarrollo de la marca.